El navegador web Brave puede cambiar modelos publicitarios

BRAVE: El navegador web que puede cambiar modelos publicitarios

Hoy presentamos el navegador web Brave. En los últimos años, gigantes tecnológicos han hecho crecer un enorme modelo de negocios sustentado en la publicidad, y del que se han prendido la mayoría de los productores de contenidos, desde grandes medios tradicionales hasta pequeños blogueros. Este escenario no está desprovisto de prácticas oligopólicas y de empresas dominantes, como Alphabet o Facebook.

Frente a esta situación, han surgido algunas ideas frescas y algunas alternativas para la navegación, con especial hincapié en la privacidad. Y es aquí es donde se hace interesante la oferta de Brave, un navegador cuyas principales características son la privacidad y la velocidad.

 

El modo privado del navegador web BRAVE

Así lo explican en el sitio web oficial de Brave: “El modo «privado» de navegación web que otros ofrecen no es verdaderamente privado. Brave es el nuevo navegador web privado del inventor de JavaScript y cofundador de Mozilla, con un bloqueador de anuncios integrado que le ofrece la experiencia de navegación por Internet más rápida y proporciona, al mismo tiempo, un alto nivel de seguridad y de protección de la privacidad. Brave le permite también recompensar a sus creadores favoritos con tokens basados en cadena de bloques. Una navegación más rápida, más segura y sin anuncios”.

Este browser (navegador web) ha sido desarrollado por Brendan Eich, uno de los fundadores de Mozilla y creador de JavaScript. Entre otras cosas, Brave permite al usuario obtener hasta un 60 por ciento más de velocidad que rivales como Chrome, FireFox y Safari.

Pero además, Brave también se enfoca en eliminar software o páginas que rastreen al usuario o invadan su privacidad.

Brave está basado en Chromium, con licencia pública Mozilla y está disponible para dispositivos móviles (iOS, Android) y para Windows, Mac y Linux.

 

Un modelo de negocio para productores de contenidos en el navegador web

Según explican en el sitio de consultoría Criptotrends, uno de los potenciales más interesantes que ofrece Brave, es la posiblidad de pensar en un modelo de negocio para productores de contenidos que no quieran depender de los modelos ya tradicionales de publicidad. Modelos establecidos por Google, Facebook, etc.

Es aquí donde entra en escena la tecnología Blockchain y un token conocido como BAT (Basic Attention Token).
BAT es un token (que funciona en la blockchain de Ethereum) y que puede intercambiarse entre editores, anunciantes y usuarios. La utilidad del token está centrada en la atención del usuario.

Los usuarios de Brave, pueden decidir donar “tips” (propinas) en BAT a los sitios web cuyo contenido valoren. De esta manera, se pueden producir dos cosas: el lector dona a un sitio web que quiere continuar leyendo; y el productor de contenidos mantiene la calidad para atraer a los usuarios. Todo esto sin necesitar de un tercero que introduzca molestas publicidades.

Se estima que Brave ya cuenta con más de cuatro millones de usuarios al mes; y es uno de los proyectos que puede cambiar la forma en que los productores de contenidos se relacionan con los consumidores y los anunciantes.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Recuerde no hacer uso de comentarios para SPAM o faltas de respeto.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.